Estamos de promociones conoce nuestras ofertas haciendo CLIC AQUÍ.

Dieta alcalina en deportistas

Dieta alcalina en deportistas y ciclistas
Dieta alcalina en deportistas y ciclistas

Comparte Este Post

Hoy por hoy existen muchos métodos nutricionales utilizados por distintas personas o deportistas para bajar de peso o ayudar a su cuerpo a estar más sano. Este es el caso de la dieta alcalina, pero ¿de qué se trata? ¿Qué efecto produce en nuestro organismo? ¿Cómo se hace? ¿Sirve en deportistas? Estas preguntas las iremos resolviendo a lo largo de este artículo.

Tal vez alguna vez has escuchado hablar acerca del pH del cuerpo y la forma como esto influye en distintos aspectos de nuestro organismo, pero no tenemos muy claro a qué se refiere o qué significa un pH alto o bajo y qué consecuencias tiene.

Los seres humanos estamos compuestos entre un 60 o 70% agua y el potencial de hidrógeno o PH es un valor utilizado para medir la alcalinidad de una sustancia indicando la cantidad de hidrógeno y de iones acido que hay en ella.

Según estudios, se dice que nuestras células deben vivir en un entorno levemente alcalino para que tengan un correcto funcionamiento. Es por lo anterior que este valor es tan importante conocerlo y medirlo lo cual se puede hacer a través de la sangre, orina o saliva.

Se dice que el PH en la sangre debe estar entre 7,34 y 7,45 lo que indica que está neutro. Si estos valores bajan de 7,35 significa que entramos en un estado de acidosis (ácido) y si aumenta por encima de 7,45 hablamos de alcalosis (alcalino) lo cual no es bueno para nuestro organismo.

La circulación, la digestión, la producción de hormonas y la respiración trabajan para mantener un PH balanceado, sin embargo, factores como la contaminación ambiental, el estrés y la mala alimentación son aspectos externos que influyen en la acidificación del cuerpo.

Esta acidificación lo que genera (además de bajar los niveles de PH) es que la sangre empiece a robar nutrientes a nuestros órganos vitales para poder equilibrar de nuevo los porcentajes.

¿Influye la alimentación?

Como en casi todos los procesos que hace nuestro cuerpo para funcionar de manera correcta, la alimentación tiene un nivel de influencia muy alto en el balance del porcentaje de los niveles del potencial de hidrógeno.

La nutrición es un factor fundamental para lograr un óptimo balance ya que existen nutrientes que acidifican y otros que tienen la capacidad de alcalinizar, pero debes tener en cuenta que estas propiedades no están directamente relacionadas con el sabor de estos.

Lo recomendable es la ingesta de alimentos con un porcentaje de 20 a 25 % de componentes ácidos y un 75 a 80% de alcalinos lo cual sirve como barrera protectora para el organismo contra enfermedades y el deterioro muscular.

Dentro de los minerales que ayudan en el proceso de alcalinizar el PH están: el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio y aquellos que acidifican son:  hierro, azufre y fósforo. Además de las funciones antes mencionadas, los alimentos ácidos y alcalinos influyen en el proceso metabólico y previenen enfermedades.

La dieta alcalina

Hay quienes aseguran que este tipo de dieta se recomienda para combatir o prevenir el cáncer, pero en realidad no hay suficiente evidencia científica de ello. Lo que sí es cierto, es que al eliminar azúcares refinados, grasas y el alcohol de nuestra dieta hay grandes beneficios en la salud.

Además de esto, se ha comprobado que en lo que sí tiene beneficios la dieta alcalina es en la pérdida de peso ya que se consumen menos carnes y proteínas animal y se aumenta la ingesta de frutas, verduras, legumbres y semillas.

Pasos para llevar una dieta alcalina:

  • En cada comida debes incluir alimentos alcalinizantes y disminuir los acidificantes
  • Adaptar las porciones y el consumo de ciertos alimentos según el funcionamiento de tu metabolismo. Es decir, si tienes un metabolismo lento lo mejor será consumir las frutas en la merienda de la tarde.
  • Aumentar el consumo de alimentos de poca o nada de cocción ya que eleva su potencial acidificante

Como alimentos acidificantes tenemos: la carne (primordialmente las rojas) los pescados (azules, sobre todo) mariscos, quesos y el huevo. La grasa vegetal y algunas animales, cereales y alimentos a base de cereales, las legumbres, las azúcares refinadas, los dulces, el café, té y el vino.

Por su parte, los alcalinos son: la zanahoria, la remolacha, las aceitunas negras, el aguacate, el azúcar integral, el maíz, la leche, la nata, plátanos, almendras y nueces del Brasil, castañas, los frutos pasos, el aceite de oliva en presión en frío, la sal y las especias verdes.

Así mismo existen otros alimentos que, según el metabolismo de cada persona pueden alcalinizar, entre los cuales están: yogur, kéfir, limón y cítricos, frutos del bosque, fruta dulce (melón y sandía), hortalizas ácidas (tomate, ruibarbo, berros, acedera), chucrute, zumos de frutas y de limón, miel, vinagre.

¿Funciona la dieta alcalina en los ciclistas?

Como en todo tipo de dieta o nutrición especial en el ciclista no funciona de la misma manera para todas las personas y no todos la podrían aplicar teniendo en cuenta factores propios como los tipos de entrenamientos, la cantidad horaria a la que se exponen en el ejercicio, su peso y talla y condiciones de salud de cada deportista.

Sin embargo, se dice que la dieta alcalina es favorable en muchos aspectos dentro de los cuales están lograr cambios en los músculos, una mejor recuperación ante calambres y fatigas reduciendo la tasa de acumulación de ácido láctico después del ejercicio.

Ahora, por otro lado, así como hay beneficios, hay aspectos con los que hay que tener un cuidado especial. En los ciclistas la dieta alcalina es más difícil de lograr debido al gran consumo de carbohidratos y la ingesta de alimentos como el café, té, la leche, los jugos y las bebidas energéticas, añadiendo los desequilibrios electrolíticos, la tensión física y psíquica y dietas ricas en proteína animal.

En los deportistas todos estos aspectos desequilibran el PH agregándole a estos que, las jornadas largas de entrenamiento y el estrés que esto provoca crean metabolitos ácidos que acidifican el medio interno.

Lo más recomendable en estos casos, como en todo lo que tiene que ver con la nutrición deportiva, es que consultes cualquier cambio o estilo de alimentación que se quiera implementar con el fin de no generar traumatismos en el cuerpo ni afectar el rendimiento físico.

Foto de Daria Shevtsova en Pexels

Explora Más.!

0